ideas

Julian Vegas Bodelón, Arquitecto

Leer es meditar en el libro del mundo, de modo que todo vivir, toda experiencia, por gratia verbi puede ser expresada o interpretada.

Este portfolio, sin embargo, poco tiene que ver con las palabras. Recoge una parte importante de mi experiencia con el espacio y sus formas, sus perspectivas, fronteras, durante los últimos años.

No podría decir exactamente qué es la belleza, pero sí creo, como el filósofo, que lo sublime ha de ser sencillo.

¿Qué es la belleza? ¿Existe o, debemos crearla? Si existe y está dotada de racionalidad, podemos alcanzar la medida y el orden, pero, si es irracional, será al sentimiento a quien corresponderá alcanzarla.

Sea lo que sea, la belleza existe y podemos crearla. No se logra sin esfuerzo, sin admiración, sin sacrificio.

Como escribió Albert Camus, comentando un pensamiento de Marco Aurelio:

“Lo que cierra el paso, abre el camino”:

“Lo que detiene la obra proyectada se convierte en la obra misma”.

portfolio

5estrellas

A Julián

La tuya es una Arquitectura cercana, intimista… de dimensiones reservadas que renuncian a la frialdad, es una Arquitectura que acontece en el recogimiento: universal y absorbente; de tornasoles cambiantes.

El paisaje es otro instrumento más que dibuja y es dibujado acompaña y es acompañado continúa y es continuado… es un jardín de albores y ocasos.

Paños de sombras y luces juegan con el matiz de las horas y de pronto ahí está… la sorpresa cargada de emociones: un corte rotundo… y de nuevo, se presiente la cálida soledad, un espectáculo perfecto: la luz nos suplanta y envuelve omnipresente ahí va… paseándose entre la finitud recurrente del día, cambiando las proporciones eternamente de color siempre en movimiento, con el epílogo sutil del devenir del tiempo…

 

Javier Carvajal Ferrer, Doctor Arquitecto

Catedrático emérito de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid

Catedrático de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra

filosofia

“Lo sublime ha de ser siempre grande; lo bello puede ser también pequeño.

Lo sublime ha de ser sencillo; lo bello puede estar engalanado. Una gran altura es tan sublime como una profundidad, pero a ésta acompaña una sensación de estremecimiento y a aquella una de asombro; la primera sensación es sublime, terrorífica y, la segunda, noble. Un largo espacio de tiempo es sublime.

 

La eternidad futura infunde un suave terror; la eternidad pasada, un asombro inmóvil.”

Kant, I., Lo bello y lo sublime

contacto